Tags

,

P1090576 copia

El pasado sábado me encontré con mi buen amigo Pepe, el librero, en Prometeo y Proteo, lugar al que ha dedicado más de una década, y me comunicaba la feliz noticia de la publicación de su libro “El aprendiz de librero”. Recuerdos, sueños y pensamientos; donde narra magistralmente su experiencia personal al mundo de la cultura y del libro en nuestra tierra. Mucho más feliz me sentí al entregarme un precioso ejemplar dedicado de puño y letra que ya forma parte de mi biblioteca privada de libros singulares; y es que Pepe, además de ser una persona inigualable, afable, discreta y poco dada a la fanfarria, forma parte de la vida de todos los que de algún modo nos sentimos integrados en la gran familia de las librerías Prometeo y Proteo. Si, familia, sin restricciones, porque este establecimiento, al cual personalmente me siento vinculado desde décadas, es considerado, al menos por mi parte,  como una prolongación de mi casa, me explico, cuando voy a la librería, no lo hago a un lugar desconocido, me siento como en  casa, y esto ha sido el resultado del magisterio excelente que tanto los fundadores de la librería como sus libreros han impregnado desde el primer momento a sus clientes, que muchos ya son amigos, o ambas cosas. Pero vamos a dejar de lado esta cuestión, pues en este post lo que quiero es hablar un poco de este libro y de su autor.

Evidentemente cuando llegué a casa empecé a leerlo casi inmediatamente y de una tajada lo acabe en una tarde; y me ha encantado, por muchas razones: porque me gusta el mundo del libro, porque me gusta como está escrito (es sincero, directo y biográfico) y porque destila ese aroma a hojas, papel y tinta de las librerías. El libro desprende amor por la profesión en cada uno de sus párrafos, estos deambulan entre estanterías, mesas y otros libros en una atmósfera casi irreal, solo perceptible por aquellos que amamos a estos “pequeños seres” llenos de historias y vivencias únicas y sorprendentes. Es un libro también muy humano, cosa nada extraña, teniendo en cuenta la bella persona que lo ha escrito. Pero no voy a desvelar nada más, os invito a que la adquiráis y lo disfrutéis, no os defraudará en absoluto.

Aunque este espacio está dedicado al arte, he querido que esta pequeña joya bibliográfica forme parte de mis entradas, porque lo merece Pepe, una gran persona, un gran profesional que durante años nos ha atendido y aconsejado sobre lo mejor que sabe hacer. Desde aquí, quiero darte las gracias por tu trato y amistad de tantos años, por incluir en tu obra algunos de mis exlibris que forman parte de tu colección y por tus palabras dedicadas hacia mi persona en esas maravillosas páginas. Gracias querido amigo Pepe.

Advertisements